Colombia iniciara con el impuesto verde que penalizara las emisiones de dióxido de carbono (CO2). El Impuesto que aparece en la nueva reforma tributaria en el artículo 207, define El carbono como un gravamen que recae sobre el contenido de carbono de todos los combustibles fósiles, incluyendo todos los derivados de petróleo que sean usados con fines energéticos.

El Impuesto al Carbono tendrá una tarifa específica considerando el factor de emisión de dióxido de carbono (CO2) para cada combustible determinado, expresado en unidad de volumen (kilogramo de CO2) por unidad energética (TeraJouls) de acuerdo con el volumen o peso del combustible que se muestra a continuación.

Galón – Gas Licuado de Petróleo   $95
Galón – Gasolina   $135
Galón – Kerosene y Jet Fuel – Galón   $148
Galón – ACPM   $152
Galón – Fuel Oil   $177

De igual manera esta propuesta de reforma tributaria fija que el alcohol carburante con destino a la mezcla con gasolina para los vehículos automotores y el biocombustible de producción nacional con destino a la mezcla con ACPM para uso en motores diésel, no están sujetos a este impuesto; por otra parte este impuesto se puede deducir de la declaración de renta y su precio se ajustara cada primero de febrero con la inflación del año anterior más un punto hasta que sea equivalente a una (1) UVT por tonelada de CO2.
Por otra parte, se crea la contribución parafiscal al combustible para financiar el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (FEPC), que fue creado para atenuar el impacto de las fluctuaciones del cambio de los precios de combustibles en los mercados internacionales. Este es el primer paso para concientizar a los consumidores para que minimicen su huella de carbono, ya que esta no solo repercute en el medio ambiente, si no en la economía familiar.