El 1% más rico de la población mundial ha sido responsable de más del doble de las emisiones de gases de efecto invernadero que los cerca de 3.100 millones de personas que conforman el 50% más pobre. Es una de las conclusiones vertidas en el informe Combatir la desigualdad de las emisiones de carbono ,publicado por Oxfam-Intermón, en el que se detalla el impacto de las desigualdades sociales en las emisiones de carbono.

«El cambio climático está indisolublemente unido a la desigualdad económica: se trata de una crisis impulsada por las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por los ricos, pero que afecta fundamentalmente a los más pobres», reza el documento, en el que se pone de manifiesto la magnitud de la brecha social y contaminante a partir del análisis de datos derivados de las diferencias en los niveles de consumo y la huella de carbono generada por ricos y pobre en todo el mundo.