Los costes de los sistemas fotovoltaicos mostraron una continua reducción en recién reporte, al contrario de los costes indirectos que versan sobre las instalaciones residenciales, puesto que ellos siguen potencialmente elevados; existen un sinfín de factores que están influyendo en la reducción en los Estados unidos de los costes en los sistemas solares, reducciones que se enfocan en los sistemas a escala central, como lo podemos referenciar en un informe del Laboratorio Nacional de Energías Renovables (NREL, por sus siglas en inglés). La baja de coste en los componentes es la causa principal de la continua reducción; así lo indicó El organismo dependiente del Departamento de Energía estadounidense, pero también se encuentra asociado al incremento de la competencia, costes generales más bajos y una mejor configuración de los sistemas.

En tanto los costes de los sistemas fotovoltaicos de escala central se reducen con rapidez, los demás como los residenciales y comerciales continúan aferrados a unos elevados costes de no-hardware o “costes blandos”; en los últimos años el acelerado ritmo de reducción de los costes de los módulos e inversores ha dado pie para que las proporciones de los costos de mano de obra y costes indirectos ha aumentado hasta representar el 58 por ciento de los costes de instalación de los sistemas solares residenciales, y el 49 por ciento en el caso de los sistemas comerciales.

Los gastos generales, los costes generales y administrativos, también se han incrementado, en mayor medida para las empresas solares terciarias: 0,38 dólares por vatio, frente a 0,28 dólares por vatio que el informe consigna para los instaladores. Entonces para la fotovoltaica residencial, la mayoría de los costes indirectos corresponde a ventas y marketing, especialmente para empresas solares terciarias como SolarCity, Sunrun y Vivint. Dichos costes representan 0,31 dólares por vatio para los instaladores, mientras que para las empresas solares terciarias o integradores significan 0,43 dólares por vatio.

El precio pudiera ser uno de los motivos: los microinversores de Enphase son más caros que las soluciones de inversores de SolarEdge con electrónica de potencia a nivel de módulo. Enphase ha reducido agresivamente los precios en los últimos trimestres en un intento por recuperar cuota de mercado, lo que también ha reducido sustancialmente su margen de beneficio. Esto demuestra un mayor éxito de este tipo de instalaciones a la hora de reducir costes, especialmente en las grandes centrales solares.