• Efectos medioambientales. La construcción de una presa tiene importantes consecuencias  ambientales, puesto que influye en el cauce de un río e inunda una zona de terreno, lo que produce efectos sobre la flora y la fauna. Por otro lado, cuando se abren y cierran las presas se producen efectos sobre los peces y sobre el ecosistema del río.
  • Alto coste de una central hidroeléctrica. La construcción de una central hidroeléctrica supone un alto coste, aunque una vez construida su mantenimiento es sencillo y más económico.
  • Depende de las condiciones ambientales. La existencia de lluvias va a afectar a la producción de energía, por lo que las sequías suponen la disminución del agua embalsada y de la cantidad de electricidad que se puede producir.
  • Una presa no se puede construir en cualquier lugar. Las características del terreno y la altura que pueda tener la presa son esenciales para que se pueda instalar una central hidroeléctrica.

Como ves, se trata de una energía con ventajas e inconvenientes que, como todo, conviene valorar. Sin embargo, tenemos claro que no debemos perder nunca de vista el objetivo: la protección del medio ambiente y la generación de una energía lo más limpia posible para que nuestra huella sobre el planeta sea la mínima.